CONCEPTUALIZACIÓN

Estos materiales tienen por objeto facilitar al profesorado el abordaje de la Educación Cívico –Tributaria en las Etapas de Educación Primaria, Secundaria Obligatoria y Bachillerato y Formación Profesional.

La legislación actual referente enmarca este aspecto dentro de la Educación Cívica y la educación para la Ciudadanía democrática. En este sentido podemos señalar las siguientes disposiciones legales:

LOMCE

La Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (modificada por la LO 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa-LOMCE-) recoge la importancia de la educación cívica en el Artículo 1. de su Título Preliminar como uno de sus Principios.

“El sistema educativo español, configurado de acuerdo con los valores de la Constitución y asentado en el respeto a los derechos y libertades reconocidos en ella, se inspira en los siguientes principios: … c) La transmisión y puesta en práctica de valores que favorezcan la libertad personal, la responsabilidad, la ciudadanía democrática, la solidaridad, la tolerancia, la igualdad, el respeto y la justicia, así como que ayuden a superar cualquier tipo de discriminación.”

En el Artículo 2. La LOMCE expone entre los Fines que orientarán el sistema educativo español “La preparación para el ejercicio de la ciudadanía y para la participación activa en la vida económica, social y cultural, con actitud crítica y responsable y con capacidad de adaptación a las situaciones cambiantes de la sociedad del conocimiento.”

NAVARRA

En la concreción curricular que establece el Gobierno de Navarra para Educación Primaria, Secundaria Obligatoria y Bachillerato podemos señalar primeramente el Decreto Foral 60/2014, de 16 de julio, por el que se establece el currículo de las enseñanzas de Educación Primaria en la Comunidad Foral de Navarra.

Se recogen contenidos vinculados a la educación ciudadana fundamentalmente en el currículo de Ciencias Sociales en la Educación Primaria y en las asignaturas vinculadas a este área en la Educación Secundaria y Bachillerato.

Así mismo quedan recogidas en la formulación de las competencias educativas que se contemplan y recogen en la LOMCE y en el Decreto Foral en la Exposición de Motivos y en su Artículo 8.

“…se conceptualizan como un “saber hacer” que se aplica a una diversidad de contextos académicos, sociales y profesionales. Para que la transferencia a distintos contextos sea posible resulta indispensable una comprensión del conocimiento presente en las competencias, y la vinculación de éste con las habilidades prácticas o destrezas que las integran.” 

El aprendizaje basado en competencias se caracteriza por su transversalidad, su dinamismo y su carácter integral. El proceso de enseñanza-aprendizaje competencial debe abordarse desde todas las áreas de conocimiento, y por parte de las diversas instancias que conforman la comunidad educativa, tanto en los ámbitos formales como en los no formales e informales; su dinamismo se refleja en que las competencias no se adquieren en un determinado momento y permanecen inalterables, sino que implican un proceso de desarrollo mediante el cual los individuos van adquiriendo mayores niveles de desempeño en el uso de las mismas. Para lograr este proceso de cambio curricular, el rol del docente es fundamental. Partiendo de una visión interdisciplinar y de una mayor autonomía en la metodología didáctica debe ser capaz de diseñar tareas o situaciones de aprendizaje que posibiliten, la aplicación de los conocimientos aprendidos en las distintas áreas.

Artículo 8. Competencias.

Las competencias a adquirir por el alumnado serán las siguientes:

  1. Comunicación lingüística.
  2. Competencia matemática.
  3. Competencias básicas en ciencia y tecnología.
  4. Competencia digital.
  5. Aprender a aprender.
  6. Competencias sociales y cívicas.
  7. Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor.
  8. Conciencia y expresiones culturales.

Para una adquisición eficaz de las competencias y una integración efectiva en el currículo, se diseñarán actividades de aprendizaje integradas que permitan al alumnado desarrollar más de una competencia al mismo tiempo, con el objeto de aplicar lo aprendido a la realidad.

EDUCACION PRIMARIA

CURRÍCULO DE CIENCIAS SOCIALES DE NAVARRA

A través de los contenidos del Bloque 3, “Vivir en sociedad”, será posible iniciar un proceso de comprensión acerca de las formas de reconocer las características de los distintos grupos sociales, respetando y valorando sus diferencias, quiénes son sus integrantes, cómo se distribuyen en el espacio físico, de qué manera se distribuye el trabajo entre sus miembros, cómo se producen y reparten los bienes de consumo, la vida económica de los ciudadanos, la capacidad emprendedora de los miembros de la sociedad y el estudio de la empresa, que comprenderá la función dinamizadora de la actividad empresarial en la sociedad, la organización social, política y territorial y el conocimiento de las instituciones europeas, la población.

La finalidad última del área es conseguir la transmisión y puesta en práctica de valores que favorezcan la libertad personal, la responsabilidad, la ciudadanía democrática, la solidaridad, la tolerancia, la igualdad, el respeto y la justicia, así como que ayuden a superar cualquier tipo de discriminación. Se contempla también como fin, a cuya consecución se orienta el sistema educativo español, la preparación para el ejercicio de la ciudadanía y para la participación activa en la vida económica, social y cultural, con actitud crítica y responsable y con capacidad de adaptación a las situaciones cambiantes de la sociedad.

EDUCACION SECUNDARIA OBLIGATORIA

El currículo foral para la ESO nos habla también de competencias en la exposición de motivos:

“Las competencias suponen una combinación de habilidades prácticas, conocimientos, motivación, valores éticos, actitudes, emociones, y otros componentes sociales y de comportamiento que se movilizan conjuntamente para lograr una acción eficaz. Se contemplan, pues, como conocimiento en la práctica, un conocimiento adquirido a través de la participación activa en prácticas sociales que, como tales, se pueden desarrollar tanto en el contexto educativo formal, a través del currículo, como en los contextos educativos no formales e informales.”

Las competencias, por tanto, se conceptualizan como un “saber hacer” que se aplica a una diversidad de contextos académicos, sociales y profesionales. Para que la transferencia a distintos contextos sea posible resulta indispensable una comprensión del conocimiento presente en las competencias y la vinculación de éste con las habilidades prácticas o destrezas que las integran.

Y en su Artículo 4. “Objetivos de la etapa”, nombra en primer lugar al desarrollo de capacidades que aporten competencia en ciudadanía democrática.

• Asumir responsablemente sus deberes, conocer y ejercer sus derechos en el respeto a los demás, practicar la tolerancia, la cooperación y la solidaridad entre las personas y grupos, ejercitarse en el diálogo afianzando los derechos humanos y la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres, como valores comunes de una sociedad plural y prepararse para el ejercicio de la ciudadanía democrática.

FORMACION PROFESIONAL BÁSICA

El Real Decreto 127/2014, de 28 de febrero, por el que se regulan aspectos específicos de la Formación Profesional Básica, concreta en su Artículo 2, que uno de los fines y objetivos de las enseñanzas de la Formación Profesional es que el alumnado adquiera o complete las competencias del aprendizaje permanente. Se apuesta por lo tanto por un aprendizaje competencial que abarca tanto las competencias profesionales, personales y sociales, como las competencias del aprendizaje permanente a lo largo de la vida, expuestas anteriormente. En el Artículo 11 de la misma normativa, se concreta el tratamiento transversal de las competencias que deberá figurar en las titulaciones de la Formación Profesional Básica.

BACHILLERATO

El currículo foral de Bachillerato así mismo, recoge la educación por competencias y enmarcan la educación cívica como objetivo de la Etapa, nombrándola en primer lugar:

Artículo 3. Objetivos de la etapa.

El Bachillerato contribuirá a desarrollar, en el alumnado, las capacidades que les permitan:

a) Ejercer la ciudadanía democrática, desde una perspectiva global, y adquirir una conciencia cívica responsable, inspirada por los valores de la Constitución española así como por los derechos humanos, que fomente la corresponsabilidad en la construcción de una sociedad justa y equitativa.

UNIDAD DIDÁCTICA

5º y 6º Primaria

De 10 a 12 años
UNIDAD DIDÁCTICA

1º y 2º ESO

De 12 a 14 años
UNIDAD DIDÁCTICA

3º y 4º ESO

De 14 a 16 años
UNIDAD DIDÁCTICA

Bachiller y FP

16 años