PARTE 5

LA DECLARACIÓN

Pero a mí aún me quedaba una duda, ¿Qué era aquello de la Declaración de la Renta que tenía tan nervioso a mi padre y que mi madre decía que era para bien? Al final de la comida, lo descubrí, pero no voy a adelantar nada. Prefiero que lo descubráis haciendo de detectives con las pistas que os voy a dar.
Os ayudará leer atentamente estas conversaciones que escuché durante la comida, todo el mundo habla de cosas importantes, que les alegran o les hacen vivir mejor. También os ayudaran las fotos de la presentación de mi familia. Algunas personas señalan algún objeto o con sus gestos llaman la atención sobre algo.

Conversación nº 1

Carlos con movil
– ¡Enhorabuena! Estarás muy contenta, ¿no?
– Jo, estoy que no me lo creo, con esa beca puedo seguir investigando con el mejor equipo. Mira la carta… no paro de leerla. ¡Estoy tan contenta!
– ¿Y cómo dices que se llaman esas células tuyas?
– Neuronas dopaminérgicas, pero son mías y tuyas y de todo el mundo.
– ¿Dopamiqué? Bueno, ya lo aprenderemos… ¿Iremos un día todos al monte antes de irte? Han arreglado la carretera y se va mucho mejor. Mira (le enseña el móvil).
– Vaya, ¡qué cambio! ¡No hay ni un bache! Luego ponemos día entre todos.
– ¡Ay va! Me acaban de mandar una foto del milano herido que recogimos el otro día en el monte, ya se está recuperando. ¡Uxue, Iñaki, venid, mirad, el milano que os conté!
Celia con papeles

Conversación nº 2

Nerea pensando escuela
– ¿Qué estás leyendo últimamente? Recomiéndame algo, anda.
– Acabo de leer un libro estupendo.
– ¿Me lo dejas?
– Los cojo todos de la biblioteca. Voy todas las semanas. Y Jon coge películas.
– Bueno, dime el título. Hay una biblioteca cerca de mi escuela.
– ¡Es verdad! ¿Qué tal tu escuela? ¿Han acabado las obras?
Ana pensando biblioteca

Conversación nº 3

Juanjo muestra llaves
– Así que te duele un poco…
– Sí, pero ayer cuando me caí era peor, más vale que me llevaron enseguida a Urgencias.
– ¿Se te pasará con un helado de chocolate?
– ¡¡¡Seguro!!!
– Mira, ¿ves esto? Son las llaves del nuevo Club de Mayores. He dejado allí los regalos. Luego, antes del postre, me acompañáis Iñaki y tú, os lo enseño y a la vuelta compramos el helado.
– ¡Iñaki! ¡Iñaki! ¡Que tu abuelo nos compra un helado luego!
Uxue ensena brazo

Conversación nº 4

Jon con cartera
– Es comodísimo, ¿ves? Lo llevo en el cuello.
– Es muy buena idea, así estás más segura.
– Segura.
– Sí, si me pongo mala o me caigo, bueno, o cualquier cosa, pues aviso. Además, de vez en cuando, un muchacho muy amable me llama para ver si estoy bien. Así que el lunes, tú, tranquilo, que haces bien.
– Pero, la cartera, ya sabes, duele un poco…
– Un poco.
– Sí, cariño, un poco. Y tú, Jon, piensa que es para esta joya y para la beca de Celia y para la escuela nueva de Nerea y para la guardería de Irati…
– Guardería mía.
– Ya, Martina, si tienes toda la razón. El arreglo de las carreteras, mis películas, el club de mayores…
– Mayores.
Martina con Irati colgante

Escribid el objeto que corresponde a cada persona de mi familia.

— Abuela Martina
— Abuelo Juanjo
— Mi padre
— Mi madre
— Tía Nerea
— Tío Carlos
— Tía Celia
— Uxue
— Irati
— Yo

¿Sabéis qué tienen en común todos ellos?

No es muy fácil, a mí me ha costado todo el día. Por eso, si en el grupo tenéis alguna duda, podéis preguntar al profesor o profesora o, también, preguntar en casa. Ahí van:
Medallon Martina
¿Qué es un medallón de teleasistencia como el de la abuela Martina?
¿Quién lo usa?
¿Dónde se pueden conseguir?
Llaves Juanjo
¿Qué es un Club de personas mayores?
¿Quién lo usa?
¿De dónde sale el dinero para construirlo y mantenerlo?
Carretera Carlos
¿Quién se encarga de arreglar las carreteras?
¿De dónde sale el dinero para hacerlo?
¿De dónde sale el dinero para que haya hospitales y servicios de urgencias y centros de salud?
¿Y para que funcionen las escuelas y las bibliotecas?
¿Y para las becas?
¿Y para la policía?

Y ahora, ¿sabéis qué tienen en común todos los objetos?

Para tenerlo más claro, yo tampoco lo tenía y por eso lo pregunté, os servirá leer lo que me contestó la tía Nerea:
– Es sencillo, son cosas que quienes las disfrutan no han comprado, es decir, no han pagado directamente. Las carreteras, el medallón, las escuelas, bibliotecas, hospitales, las becas… son bienes y servicios públicos, es decir, bienes y servicios que son para todas las personas. Aunque no los paguemos directamente cuestan dinero. A todo ese dinero se le llama gasto público, dijo la tía Nerea.
– ¿Y de dónde sale el dinero para pagar el gasto público?, pregunté yo.
– Sale, sobre todo, de los impuestos. Los impuestos son el dinero que pagamos a la Administración para contribuir a pagar el gasto público. Con el dinero de los impuestos las administraciones públicas: los Ayuntamientos, el Gobierno Foral y el Gobierno del Estado pagan el gasto público, dijo el abuelo Juanjo.
– ¡Cuántos gobiernos!, dijo Uxue.
– Sí, y todos muy importantes, ellos deciden cada año qué se hace con el dinero de los impuestos: en cada pueblo, el Ayuntamiento, el Gobierno Foral en Navarra y el Gobierno del Estado en España. Cada uno de ellos presta unos servicios diferentes. Por ejemplo, el Ayuntamiento del pueblo se encarga de la iluminación, la limpieza de las calles y zonas verdes, el Gobierno Foral mantiene los montes, la sanidad, las escuelas, y el del Estado, por ejemplo, la beca de investigación de Celia, la administración de Justicia…
– ¿Y quién paga los impuestos?
– Todas las personas que tengan dinero o propiedades, es decir, riqueza, deben pagar impuestos en la medida de sus posibilidades. Por eso, pagan menos quienes tienen menos y más quienes tienen más. Por debajo de un nivel de ingresos, las personas no están obligadas a pagar, dijo la tía Nerea.
– ¿Y quién recoge los impuestos?, pregunté yo.
– En Navarra, dijo la tía Nerea, la responsable es la Hacienda Tributaria de Navarra, que también es la encargada de hacer las leyes sobre impuestos, vigilar que se cumplan y recaudar, es decir, recoger los impuestos, y realizar inspecciones para comprobar que se declaran correctamente. Con estos impuestos se financia el gasto público de Navarra y cada año se entrega al Estado una cantidad llamada "aportación" para contribuir al gasto público de los servicios que financia el Estado en Navarra.
– La hacienda pública es como una gran hucha donde todas las personas depositamos dinero para hacer frente a los gastos comunes, dijo la abuela Martina.
Ahora seguro que podéis contestar:

¿De qué han servido los impuestos para mejorar la vida de mi familia?

— Abuela Martina
— Abuelo Juanjo
— Mi padre
— Mi madre
— Tía Nerea
— Tío Carlos
— Tía Celia
— Uxue
— Irati
— Yo

¿Y tu vida y la de tu familia? Escribe qué bienes y servicios públicos utilizáis tu familia y tú. Puedes preguntarlo en casa.

Bueno, pues fíjate, la Declaración de la Renta tiene que ver con que tu familia y la mía disfrutemos de estos bienes y servicios. Puedes preguntar en tu casa qué es. Eso hice yo, se lo pregunté a la tía Nerea, que sabe explicar bien las cosas. Uxue también estaba atenta. ¡Y resolví el gran misterio del día!
A la tía Nerea le encanta dibujar para explicar las cosas. Y dibujó.
Dibujo Nerea
– El dinero que meten estas personas son los impuestos, la hucha es Hacienda y de la hucha salen todas estas cosas.
– Sí, pero, ¿y la Declaración de la Renta?, preguntó Uxue.
– Ahora voy, impaciente, dijo la tía. Mira, todos los años, entre abril y junio, tiene lugar la campaña de la Declaración de la Renta. Es el momento de pagar el IRPF, es decir, el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas. El IRPF es impuesto que tienen que pagar todas las personas por los ingresos que hayan tenido durante ese año.
– Bueno, dijo Uxue, a mí me parece que esto de la Declaración de la Renta es como un auzolán, pero con dinero ¿no? Cada persona paga según el dinero que ha ganado y luego, nos beneficiamos todos. Pues no me parece mala idea.
– Yo creo que te has ganado un helado enorme, dijo el abuelo Juanjo.
– Y entonces, ¿si alguien no paga lo que tiene que pagar?, preguntó Uxue.
– Pues pasa como si alguien se escaquea en el auzolán, o poniendo la mesa…, dijo mi madre, a los demás, todo nos cuesta más.
– Por eso, es mejor no escaquearse, de nada, dijo mi padre.
– ¿Y todos hacéis la Declaración de la Renta? Pregunté yo.
– Pues claro, dijo el tío Carlos.
– Yo también la hago, dijo la tía Nerea.
– Y yo, dijo la tía Celia.
– Y yo, dijo el abuelo.
– Y yo, dijo la abuela.
– Y yo, dijo mamá.
– Y yo, y yo, dijo papá. Y además, este año la voy a hacer contento, como cuando hacemos auzolán.
A mí me ha quedado todo bastante claro. Uxue ha empezado a escribir un rap que habla de todo esto, de lo importante que es pagar los impuestos para que podamos vivir bien.

Trabajamos en común

hacemos cosas muy grandes

en mi pueblo y en mi casa

y no se escaquea nadie